Categorizado | Educación

Reforma educacional en Chile, ¿la carreta delante de los bueyes?

Publicado el 21 noviembre 2013 por Periodista LVDA

Como “preocupantes” calificó la ministra de Educación Carolina Schmidt los resultados entregados sobre Prueba Inicia el pasado 22 de agosto, destacando que un promedio general de 60% de los egresados de pedagogía no posee los conocimientos básicos para ejercer como profesor y donde el 86% de los mismos no rindió el examen. Se trata de 1.443 egresados de los 10.351 estudiantes que salieron de educación parvularia, pedagogía básica y media.

inicia

Recordemos que Prueba Inicia es un instrumento de evaluación voluntaria generado por el Ministerio de Educación, cuyo objetivo principal es entregar información diagnóstica sobre nivel de preparación que proporcionan las instituciones de educación superior a sus egresados de Pedagogía.

Este año asistimos a un descenso dramático en el número de egresados dispuestos a ser evaluados, pasando de 3.271 en 2011 a 1.443 en 2013.

El test midió los conocimientos y habilidades de egresados de educación de párvulos, pedagogía básica y por primera vez a los egresados de educación media. Agreguemos que en este último grupo el 68% de los egresados no dio la PSU u obtuvo menos de 475 puntos.

En octubre de 2010, el Presidente Sebastián Piñera firmó el proyecto de ley que declara obligatoria la Prueba Inicia, plantea mayores requisitos para ejercer en escuelas públicas además de aumentar los sueldos de los egresados mejor evaluados; de esta forma el MINEDUC podría “filtrar” aquellos futuros maestros que no poseen las competencias necesarias para desempeñarse como tal.

Ese mismo año, se invitó a participar a todas las instituciones que forman en Pedagogía Básica y a sus egresados. 43 instituciones participaron, de 59 invitadas, con un total de 2.111 egresados de Pedagogía Básica que rindieron la prueba; en contraste con los poco más de 3.200 que la rindieron en 2009. El citado proyecto de Ley aún se tramita en el Congreso sin fecha de término conocida.

Dentro de los resultados más relevantes presentados por el estudio en 2013 destacamos: En cuanto a la Prueba de Conocimientos Generales de Educación Básica es posible indicar que en promedio, los egresados responden en torno al 50% de respuestas correctas y sólo un 8% tienen más del 75% de respuestas correctas.(*)

Así mismo, en la Prueba de Conocimientos Pedagógicos, donde se miden tres dimensiones del conocimiento teórico pedagógico. En promedio, los egresados presentaron un 50% de respuestas correctas, en este caso sólo 4% de los egresados responde bien más del 75% de las preguntas. (*)

Bajo los dos criterios anteriores, uno de cada 2 futuros maestros no posee conocimientos básicos sobre las implicancias de su rol y su responsabilidad profesional. Tampoco poseen los conocimientos mínimos sobre las características del estudiante y de los factores que inciden en su aprendizaje.

Los datos acumulados en cinco aplicaciones del instrumento mantienen una misma constante. Los Ministros presentan los datos como si revelaran una información desconocida para ellos y sobre la cual no asumen implicancia alguna; nosotros, los ciudadanos que recibimos la noticia, al parecer debemos darnos por satisfechos al constatar tan diligente preocupación de su parte. Como si el problema de fondo se resolviera con más mediciones. Sin embargo, lo que dejan estos rituales informativos cada año, es poner en evidencia la profunda incompetencia de nuestras autoridades a la hora de resolver, en vez de seguir constatando una realidad archi conocida.

Por otro lado, resulta curioso el discreto silencio que mantiene la dirigencia del Colegio de Profesores al respecto. El Sr. Jaime Gajardo no demora en salir a marchar junto con los estudiantes de Chile demandando reformas sobre las cuales opta por no hablar cuando aparece el término “Evaluación”.

Tal como lo indicamos en artículos anteriores, el estudio vuelve a establecer una alta correlación entre los puntajes PSU y los resultados de evaluación Inicia, es decir, los peores resultados los obtienen aquellos egresados con PSU próxima a los 450 pts. En otras palabras, los estudiantes que recibieron una formación pobre siguen reflejando sus carencias en el tiempo, cerrando el círculo donde el profesor precario forma a un estudiante precario que luego será estudiante de pedagogía precario, etc, etc, etc.

Quisiéramos reiterar que en un periodo de intenso debate sobre Educación en Chile, sus carencias y posibles vías de solución, donde el aumento de financiamiento ocupa buena parte de la discusión, parece invisible que el problema de recursos es primero un problema de recursos humanos, cuyas carencias en la adquisición de competencias esenciales para desempeñarse como Profesor es el primer eslabón de la cadena.

Si vamos a hablar de reformas en Educación, estas no pueden basarse en los profesores que hoy se forman; sería como pregonar la construcción de un magnífico edificio y descuidar la calidad de los ladrillos.

Es unánime el acuerdo en cuanto al rol protagónico que poseen los maestros para nuestra formación, junto a la familia son los pilares del conocimiento temprano, nos acompañan a descubrir, a entender, a imaginar; nos muestran los diversos colores que una flor puede vestir, pero también es igualmente profundo el daño que pueden causar durante una de las etapas más sensibles y vulnerables de nuestra vida.

Por último quisiéramos insistir en que al ser esta evaluación voluntaria, esos seis de cada diez futuros profesores que no poseen los conocimientos básicos para desempeñarse como maestros son los que hoy podrá encontrar en las Escuelas “educando” a sus hijos. Y sobre aquellos que evitaron la evaluación, bueno, creemos que Usted puede anticipar la escalofriante respuesta.

(*) Fuente Resultados Prueba Inicia publicados por Ministerio de Educación.